Google

miércoles, 8 de febrero de 2012

Seguimos a la espera

Este embarazo se me está pasando mucho más rápido que el primero. Será porque como es una situación ya conocida y más o menos se las pruebas, visitas médicas y demás, parece que ha ido todo discurriendo con más rapidez.



Lo cierto es que, a pesar de que se pase más rápido, lo estoy llevando un poco peor. No me puedo quejar demasiado porque no he tenido las náuseas ni algunas de las molestias típicas de los primeros meses (con el otro tampoco las tuve). Pero lo cierto es que los años no perdonan y se nota que tengo ahora cuatro años más.



He estado mucho más cansada desde mucho antes y tengo más problemas de acidez y de molestias del tipo ciática que en el otro embarazo.



En el anterior aguanté hasta 3 semanas antes de dar a luz sin coger la baja. Sin embargo ahora la he cogido mucho antes. Ya llevo tres semanas de baja y aún me quedan dos más si no se adelanta el asunto.



Se han puesto en contacto conmigo por burofax de la mutua de la empresa. Parece ser que llevo mucho de baja y ya se deben cansar de pagar por mí. Les he tenido que llamar, pero en cuanto les he aclarado que mis molestias en la espalda son debidas al embarazo, no ha habido problema. Me han dicho muy amablemente que tomaban nota y que me fuera todo muy bien.
¡¡Cómo está el patio!! Se nota que hay crisis, porque miran muchísimo el tema de las bajas. En el otro embarazo no me pasó esto.



Volviendo al tema de la espera. Lo que se me está haciendo un poco largo está siendo la recta final del embarazo. La primera semana que estuve de baja la pasé muy bien, muy tranquila y haciendo un montón de cosas que siempre quiero hacer y para las que nunca tengo tiempo. Me dio la sensación de que fue una semana más aprovechada. La siguiente semana se me pasó muy rápida. Sin embargo la semana pasada se me hizo larguísima y creo que esta que empieza hoy lleva camino de lo mismo.



No dejo de contar los días que faltan para la visita del hospital por si se me adelanta la cosa. Ahora me ha entrado obsesión con eso, con que se me adelante.
Pienso en que si se adelanta no tengo con quién dejar al niño, porque mi madre ha de venir de Huesca en autobús y eso no es un momentito de nada… En fin, supongo que llegado el caso ya nos apañaríamos, pero eso es lo que me angustia.



El peque se sigue moviendo muchísimo dentro de la barriga. Algunos ratos incluso resulta incómodo y hasta un poco doloroso, según dónde golpea. Pero no me quejo, es una sensación única sentir la vida dentro de tu barriga.



Ya falta menos…

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home