Google

jueves, 27 de agosto de 2009

Cuando todo se hace una montaña


He de decir que no estoy pasando por uno de los mejores momentos de mi vida. Son tantas y tantas cosas que ahora cada pequeña cosa me supone una montaña inexpugnable.

Esta mañana lo estaba pensando, es que me produce ansiedad hasta tener que ir a la óptica a por unas lentillas nuevas. No os riais, es la pura verdad. Hasta que no tenga mis lentillas nuevas bien adaptadas y viendo correctamente con ellas no voy a descansar a gusto.

El trabajo estos días no es un problema, las cosas están tranquilas, pero tengo problemas con un tema con RRHH y llevo días esperando una respuesta. Esto también me angustia.

Luego es llegar a casa y ver el panorama y me acabo de deprimir. Mi marido sigue triste, que es normal, pero además se encuentra cansado, le duele la espalda, le duelen las piernas, no se encuentra demasiado bien.

Todo esto me produce mucha angustia y la verdad es que hay momentos en los que sólo tengo ganas de llorar. Hoy es uno de esos días en los que me hartaría de llorar, pero no puedo, estoy en el trabajo y no voy a estar llorando como la Magdalena.

Me agobia todo, necesito algo que me de un poco de escape de esta situación y no lo encuentro. Imagino que el tiempo ayudará, pero a mí ya se me está haciendo largo.

La imagen es de 2.bp.blogspot.com

Etiquetas:

4 Comments:

At 8/27/2009 03:57:00 p. m., Blogger Manu, the java real machine said...

Buenas Carla...

La verdad es que es una puñeta cuando todo parece aliarse para que salga mal, y es entonces cuando cualquier cosa pequeña (como lo de las lentillas) a uno se le hace un mundo.

Como te dije, son rachas y como vienen se terminan yendo.

Se que es duro y que ahora todo parece peor, pero con el tiempo y cuando las cosas mejoren mirarás hacia atrás y pensarás:

"Pues mira que me agobiaba con tonterías".

Lo que sí es jodido es lo de tu marido.
Yo pasé también por una época en paro, hace unos años, y lo cierto es que también estuve jodido.
Pero te voy a ser sincero, más por culpa mía que por la situación de estar en paro.

Acostumbrado a trabajar, al verte en casa empiezas a agobiarte. Tienes un montón de tiempo libre que antes tenías ocupado, pero en vez de aprovecharlo lo desperdicias delante de la tele.

Todo se vuelve rutinario y empiezas a agobiarte, volviendote por momentos más perezoso.

Por eso, hay que intentar imponerse una rutina diaria, para evitar caer en la pereza.

Por ejemplo...

- Levantarse y preparar desayunos.
- Ventilar la casa y limpiar un poco.
- Salir a pasear por la mañana con el peque aprovechando que no hace calor.
- Hacer la compra del día (aunque solo sea el pan).
- Volver a casa y preparar comidas.

etc, etc...

Y con el tema del curro, yo optaría por mirar salidas no relacionadas con la construcción.
Es una putada, pero ese sector está agotado (salvo obras públicas) para muchos años, y ahora hay demasiada gente en paro.

Un curso del Inem para formarse en otro sector puede ser una buena manera de volver a tener una rutina diaria, algo que hacer, y de aumentar las posibilidades de encontrar un trabajo.

Venga, ánimo y tranquila, que las cosas no son tan malas como parecen.

 
At 8/27/2009 07:51:00 p. m., Blogger Norma said...

Hola Carla,

menudo verano. Siento mucho lo de tus suegros. Un abrazo para ti y tu marido.

Suerte que el peque tirará de vosotros. No hay quien se quede en la cama con un pequeño en casa.

Haces muy bien en buscar alicientes, como el Pilar o lo que sea, hasta que vengan tiempos mejores.


Otro abrazo, guapa

 
At 8/28/2009 08:07:00 a. m., Blogger Carla said...

Hola Manu,

Por suerte mi marido hace todas esas cosas que pones en tu lista... Se ocupa de la casa, de la comida, de la compra, pasea con el peque, etc. No es que se haya quedado en casa deprimido sin hacer nada, pero es que está muy triste.
Lo del trabajo es como si ya nos hubieramos acostumbrado, de momento no estamos preocupados por eso. Es peor lo de sus padres, que como es tan reciente, pues lo lleva bastante mal.
Gracias por tus consejos, más o menos tus ideas coinciden con las mías.

¡¡Hola Normiii!! Gracias, guapi. Me alegro mucho de verte por aquí. Es verdad que el peque es lo que nos hace tirar para delante. Sobre todo a mi marido. Los dos juntos están estupendamente, se llevan muy bien. Tienen una conexión especial.

Voy a ver si escribo algo, aunque sigo baja de inspiración. Ya sé que mi blog últimamente aburre porque no hago otra cosa que quejarme, pero no lo puedo evitar.

Por cierto, par no perder la costumbre ¡¡viernes y fiestuqui!!
Estais todos invitados.

 
At 8/28/2009 12:26:00 p. m., Blogger Norma said...

No es verdad, Carla, no aburre, venimos aquí a saber cómo estás, la diversión es un extra ;)

Y me parece una función perfecta para un blog, el desahogo.

El lunes vuelvo a la Gran Empresa, y ya me costará mucho conectarme. Pero ahora... va, voy a colaborar con el viernes Simpson, jejejeje

Un beso!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home