Google

lunes, 26 de enero de 2009

¡Menudo vendaval!


El sábado desde la madrugada empecé a oír cómo soplaba el viento de una manera exagerada. No recuerdo un día de viento igual desde que vivo aquí (y de eso ya casi hace 10 años)

No me atreví a salir de casa, me faltaba hacer algunas compras y se las encargué a mi marido que las trajera al salir del trabajo. Con el niño y este viento ni loca me aventuraba a salir a la calle siendo que no tenía que ir por obligación a ningún sitio.

Ahora todos lamentamos que haya habido víctimas por este viento que se ha llevado a su paso todo lo que ha podido. Esos pobres niños de Sant Boi y todas esas personas que han perecido por distintos motivos, pero todos causados por el viento.

Yo estaba en casa viendo las noticias y le decía a mi niño (que me miraba pobrecito sin saber de qué le hablaba) :Cuando seas mayor y practiques deportes y haya un viento como el de hoy no te dejo que salgas a ningún sitio. Tú en casita y si se cae la casa mala suerte, pero a ti no te pilla en un polideportivo inestable.

No es la primera vez que un viento levanta un tejado de un polideportivo ni será la última. Suelen ser construcciones algo inestables y no preparadas para soportar un viento fuerte.

Ahora la moda es decir que los metereólogos no avisaron a tiempo. Como cuando la nevada de Madrid. ¿Acaso la gente iba a actuar de forma distinta? ¿Qué tenían que hacer los metereólogos?

Esta vez no creo que haya pillado por sorpresa el viento a nadie en la calle de pronto, a no ser a algún vigilante nocturno o a alguien que como él trabaje de noche. Desde la madrugada empezó a soplar y todos lo oyeron y vieron desde sus casas, que nadie diga que fue inesperado.

Otra cosa distinta es que uno tenga que salir de casa por obligación y mala suerte que te cae un árbol o un muro encima, pero eso por mucho aviso que haya no se puede evitar. Si tienes que ir a trabajar vas aunque haga viento.

Imagino que mucha gente no pensó que el viento era para tanto aunque lo vieran desde casa como soplaba, pero lo cierto es que esta vez ha soplado con mucha fuerza.

Al llegar al trabajo he visto los “estragos” que hay en el jardín (ya os he contado otras veces que tengo la suerte de trabajar en un sitio con un bonito jardín) Había hasta un árbol caído. Eso sin contar los montones de ramas y de hojas de palmera que había por todas partes.

Para hoy daban otro vendaval. De momento sopla pero no tan fuerte. Supongo que ahora a la mínima nos asustarán para que no diga nadie que no han avisado. Siempre lo mismo.

¿Dónde os pilló el vendaval? Contadme si habéis tenido algún percance (espero que no)

La imagen es de www.gstriatum.com

Etiquetas:

2 Comments:

At 1/26/2009 09:25:00 a. m., Anonymous Eli said...

Hola Carla buenos días !!

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices , la verdad es que yo siempre he estado acostumbrada a unas tramuntanas de narices... vamos , que tenía que agarrarme de pequeña a los arboles porque el viento me llevaba... es lo que tiene ser de la Costa Brava , pero bueno , esta vez pues... he estado aquí en Madrid y , aunque ha hecho viento , ni mucho menos se ha parecido al vendaval de por ahí afortunadamente.

A veces nos exponemos al riesgo sin necesidad...

 
At 1/26/2009 10:05:00 a. m., Blogger Carla said...

¡Eliiii, guapaaa!
Sé de lo que hablas, he vivido unos años en Zaragoza y ahí el cierzo sopla que no veas...

Algunos días como viniera el viento de cara te costaba andar por la calle. Una vez me bajé de la acera mientras esperaba para cruzar porque me empujó el viento por detrás y me bajé del bordillo y todo sin querer.
Ahí el viento es algo habitual, pero las ráfagas que hizo aquí el sábado fueron exageradas.

Ya te digo que yo estoy acostumbrada al viento por mi experiencia en Zaragoza, pero a mi el sentido común me dijo que el sábado mejor no salir de casa.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home