Google

lunes, 10 de marzo de 2014

Carmex vs Liposan


Guiada por las buenas reseñas en las que muchas chicas hablan maravillas de este bálsamo labial, cuando lo vi en Bodybell el sábado no me pude resistir.  

Tenía ganas de probarlo para saber si es tan increíble y había tanta diferencia con otros bálsamos.

Mi bálsamo favorito hasta la fecha es el de Liposan, pero no el normal, este que es de color rosa. Dice que da un bonito tono a los labios. No es que se noté especialmente, además que yo cuando más lo uso es antes de ir a dormir, así que poco me importa eso. Pero algo tiene que hace que me guste mucho.


Voy a comparar los dos productos.

El Liposan cuesta 2,90 en Eroski y trae 4,80 gramos. El formato es como un labial, y al como veis en la foto. El Carmex me costó 3,45 y van 8 gramos, por lo que es mucho más barato ya que por un poco más de dinero casi hay el doble de producto. Va en un tarrito para aplicar con el dedo. También existe el formato en tubo y creo que en barra como el Liposan, pero yo compré el tarrito.

Las diferencias básicas además del formato y precio son el aroma y la textura. Lo que me ha llamado la atención del Carmex es su olor y que es mentolado. El que compré es de cereza y huele como a chuche, Me ha encantado el olor que tiene ¡para comérselo!

Al ponerlo en los labios durante un rato notas un ligero frescor. Al principio me resultó una sensación rara, no me agradaba, pero me he acostumbrado y ahora me gusta. Esto es debido a que es mentolado, de ahí el frescor.

El Liposan tiene un ligero aroma, se supone que a rosas. Yo no distingo si es a rosa o a que, pero huele bien, aunque no es un olor tan intenso como el del Carmex.

La textura del Liposan es como más seca, el Carmex lo noto más pringoso en los labios, aunque no es algo que me llegue a molestar. No llega a la pringosidad de algunos glosses, pero si da esa sensación. Sin embargo el Liposan es como si te hubieras aplicado una crema hidratante en los labios.

En cuanto al tratamiento y la hidratación, para mi gusto sigue siendo mejor el Liposan. Seguro que alguna que me lea se escandaliza. Sí, estoy diciendo que para mi hay un bálsamo mejor que el tan venerado Carmex. Mejor en cuanto a hidratación y a reparar mis labios. El Liposan me deja los labios mejor, más suaves y cuidados. Con el Carmex siento que en un rato ya se me ha pasado el efecto. Eso no me pasa con Liposan.

Conclusión: me quedo con mi Liposan, continúa siendo el mejor para mí.

Para llevar en el bolso e ir aplicando si necesito durante el día, me llevo el Carmex. Me doy el gustazo de sentir ese olor maravilloso en cualquier momento del día. Para un tratamiento más intenso, para reparar por las noches, sigo usando mi Liposan.


Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home