Google

martes, 30 de noviembre de 2010

La cripta de las calaveras

Kostnice es una iglesia que se encuentra en la República Checa y que está decorada a base de los huesos de 40.000 cadáveres de los fallecidos del cementerio que hay justo debajo del lugar donde está ubicada. Está situada en Sedlec, uno de los suburbios de la cuidad de Kutná Hora, a unos noventa kilómetros al este de la capital Checa.

La historia de este lugar está salpicada de leyendas. Según la leyenda, en 1142, un noble llamado Miloslav, que viajaba de Praga a Moravia se paró a descansar en los bosques de los alrededores de Kutna Hora. Se sentía tan cansado que no pudo evitar dormirse y soñó que un pájaro le entraba por la boca y le susurraba que debía construir un monasterio allí mismo. El noble, convencido de que más que un sueño, aquello había sido una revelación divina, no dudo un momento y comenzó a construir la iglesia. Junto a ella, además, construyó un cementerio e invitó a los monjes cistercienses de la ciudad cercana de Waldsassen para que lo administraran todo.

En 1278, el abad Jindrich fue enviado por el rey bohemio a Jerusalén, de donde trajo un puñado de tierra del Gólgota y la dispersó por la tierra del cementerio, bendiciéndola así de alguna manera. A raíz de eso, toda la gente quería ser enterrada en ese cementerio ya que creían que el alma de quién descansara allí estaría en el cielo en un día.

La afluencia de cadáveres del cementerio fue enorme, ya que había conseguido una gran fama. Incluso enterraban a gente de otros países. Todo el mundo quería ser enterrado en Sedlec.

Por eso el cementerio se hizo muy grande en proporción al número de habitantes del lugar. Fue en el siglo XIV debido a la peste negra cuando más personas fueron sepultadas allí. También en el siglo XV a causa de las guerras hubo muchos muertos que fueron llevados a este emplazamiento. Dicen que muchos huesos tienen huellas de heridas de la guerra.

El cementerio se había quedado pequeño, y los huesos comenzaron a apilarse alrededor de la iglesia. Más tarde, comenzaron a introducirse en la parte inferior de ésta, hasta que en 1511, un monje medio ciego formó 6 pirámides con ellos ya que comenzaba a no quedar espacio dentro de la iglesia. Aunque fue en el siglo XIX, cuando el Príncipe de Schwartzenberg, preocupado por la cantidad de huesos en el lugar, contrató a Frantisek Rindt, un afamado artista local, para que mejorase el lugar respetando a la vez el deseo de las personas que decidieron que sus restos descansasen en el lugar.

En la decoración del osario llama la atención una gran lámpara, toda hecha de huesos.



También es impresionante el escudo de la familia Schwartzenberg.



En Roma existe otra capilla, la Cripta de los Capuchinos, en la que hay también decoración a base de huesos. Es especialmente impresionante el lugar donde se encuentran los cuerpos de los monjes enteros rodeados por calaveras apiladas.


Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home