Google

jueves, 14 de enero de 2010

Más sobre lo de ayer

Después de contaros ayer la historia de mi intentona por ganar un poco más y dejar de estar pendiente del cliente, me enteré de novedades sobre el caso.

De momento no me he enterado de a quién han cogido, aunque todo se andará. En mi sector somos muchos, pero en la especialidad a la que me dedico siempre estamos los mismos, así que probablemente sea alguien conocido.

Lo curioso del caso es que el jefe que hubiera tenido en la empresa y que fue el que me hizo la entrevista, me enteré ayer de que es el marido de una chica que trabaja conmigo en este proyecto.

Ella no es de mi empresa, trabaja en otro proveeedor, pero trato con ella a diario.

Para más inri el marido trabajaba en mi empresa y se fue hace unos meses a trabajar allí. Cuando hablé con él me dijo que llevaba 6 meses trabajando allí, pero no me dijo que venía de mi empresa. Yo a él no lo conocía y creo que él a mi tampoco, pero él se calló de dónde venía y sin embargo sabía de dónde venía yo.

Bueno, que el mundo es muy pequeño.

Ahora lo que ocurre es que no puedo evitar pensar si me ha podido perjudicar el conocer a su mujer. Yo no sé qué opinión tiene ella de mi, si es buena o si es mala. Seguro que ella se ha enterado de que su marido me hizo la entrevista, pero eso no me preocupa porque no creo que ella lo cuente a nadie ni se enteren en mi empresa.

Enfin, que me da pena no haber conseguido el trabajo y ahora en lugar de quedarme tranquila estoy dándole vueltas al asunto…

Etiquetas:

2 Comments:

At 1/14/2010 09:48:00 a. m., Blogger Manu, the java real machine said...

Carla, eres excesivamente negativa.

Obtener un trabajo mejor no es cuestión de suerte, sino de aptitud y actitud.

Aptitud porque debes ser capaz y buen profesional para el puesto ofertado.

Actitud porque aunque no te lo creas, en las entrevista uno se guía por la impresión del entrevistado.
Si vas con el pensamiento negativo de pensar que tendrías que tener 'suerte' para obtener el trabajo, es posible que el entrevistador lo note y lo interprete como inseguridad por tu parte.

Y aunque es posible que tu compañera se haya enterado de tu entrevista, también es posible que no.
Y aunque lo sepa, tampoco se hasta qué punto puede influir en su marido para elegirte o no para el puesto.

De todas formas, si tienes dudas lo mejor es que lo comentes con ella. Como quien no quiere la cosa, cuando coincidáis a solas se lo comentas.
Sin darle tampoco excesiva importancia, le comentas que el otro día estuviste haciendo una entrevista, y que el entrevistador has sabido que es su marido.

Tampoco pasa nada porque hagas entrevistas, y desde luego no es nada negativo para ti.
Ni tu empresa te va a decir nada al respecto, porque después de todo los trabajadores aún tenemos el derecho a escoger dónde queremos trabajar.

Además, si tu empresa, o el cliente, te valora y se entera, incluso puede ser beneficioso para ti porque se empezarán a preocupar de que puedas largarte y te pueden mejorar tus condiciones actuales.

Desde el punto de vista de la empresa, te digo que para mi una persona conformista y que no busca trabajo es más cómoda, y te preocupas mucho menos de mejorar sus condiciones, que de aquel que siendo valioso sí busca otra cosa.

 
At 1/15/2010 10:22:00 a. m., Blogger Carla said...

Hola Manu!

A la entrevista fui muy animada y muy segura de mi, porque en realidad pensaba que no perdía nada. Tengo trabajo y si no conseguía el puesto en realidad no pasaba nada.

Salí convencida de que el puesto era para mí, creí que le había dado tan buena impresión como ellos a mi.

No le comentaré nada porque no tengo mucha confianza con ella.

Es un marrón porque me paso el día "peleando" con ella. Soy quién le pide los plazos de entrega y "discute" con ella sobre los retrasos en las entregas, las incidencias que ocurren etc.

Por eso que no es que nos llevemos mal porque no tenemos nada personal, pero en el trabajo tenemos nuestros encontronazos porque ese es mi trabajo...

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home