Google

viernes, 20 de noviembre de 2009

Muñecas de ayer y de hoy





No es que vaya a hacer un recorrido por los juguetes antiguos, pero sí por algunas de las muñecas que había en mi infancia, y que ahora se siguen vendiendo, aunque algunas de ellas muy modificadas.

¿Es adaptarse a los tiempos y a las modas lo que las ha salvado? No lo sé, pero la verdad es que mirando catálogos de juguetes y recorriendo alguna tienda sigo viendo aquellos juguetes que de niña tenía o tenían mis amigos o vecinos. Porque cuando yo era pequeña no teníamos tantos juguetes como tienen ahora, pero entre los amigos y vecinos te juntabas y tenías de todo.

Estaba ojeando un catálogo de juguetes y he visto a “los Barriguitas” con un montón de accesorios: que si la tele de los barriguitas, que si la casa de los barriguitas… más que Barriguitas ya parecían Pin y Pon. Las Barriguitas eran muy populares cuando yo era pequeña. Eran muy graciosas, pequeñitas y regordetas. Había muchas distintas y mis amigas bajaban a la calle a jugar con ellas. Juntábamos todas las muñecas y aquello parecía un mercadillo.

La muñeca por excelencia de mi niñez era la Nancy. Quien no tenía una Nancy era un bicho raro. Todas teníamos una. Las había de varias razas, colores de pelo y ojos. Nancy tenía una hermanita, que se llamaba Lesly y un novio, Lucas.

Yo tenía una Nancy rubia que iba con accesorios de maquillaje y para pintarle el pelo. Si, en aquella época ya existía lo de las mechas, maquillaje y peinados para las muñecas. También tenía a Lesly y su armario con cama plegable incluida.

El otro día vi en una tienda la nueva Nancy. Era curioso porque iba en un pack junto con una Nancy clásica. No se parecen en nada, sólo en el nombre y nada más. La nueva es una muñeca más estilizada y con unos ojos enormes, como un dibujo Manga. Entiendo que se han de adaptar a las nuevas modas, no sé si está teniendo éxito la nueva, pero si la venden con la clásica entiendo que es un “cebo” para las madres, más que para las hijas.

Otro clásico era el Nenuco. Yo no tenía uno, pero muchas de mis amigas sí. Este muñeco bebé para cuidar y jugar a las mamás veo que sigue al pie del cañón. Ha adaptado sus ropas y accesorios a lo que se lleva ahora, pero el muñeco no ha cambiado demasiado. Ahora hay más variedades de Nenucos que antes, pero sigue manteniendo su esencia.

De la Barbie no tengo mucho que decir, porque a pesar de ser una muñeca muy antigua, aquí no estaba de moda cuando yo era pequeña. Sólo una de mis vecinas la tenía, era una rareza tenerla.

Además de todas estas muñecas, todas teníamos otras que no eran ni de marca ni tenían nombre, pero nos encantaba jugar con ellas. Recuerdo con especial cariño una muñeca grande con ropas de princesa, era rubia y con el pelo corto. A todas mis amigas les encantaba. Tanto que de jugar con ella le rompimos las piernas, pero daba igual porque tenía un vestido largo y seguimos jugando con ella aún sin piernas. Mi padre intentó ponérselas de nuevo pero no tuvo arreglo. Siguió siendo una de mis muñecas favoritas, aunque no tuviera piernas.

Hablando de muñecas ¿Alguien recuerda jugar con muñecas recortables? No sé si deben seguir existiendo, pero era muy divertido. Yo les dibujaba ropas nuevas que luego añadía a las que traían.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home