Google

viernes, 10 de septiembre de 2010

El vocabulario de los niños

Desde que mi hijo empezó a hablar ha pasado por etapas muy graciosas en las que ha ido aprendiendo a decir palabras y a hacer frases pero a su manera, como hacen todos los niños.

Siempre hay palabras que más o menos las aprenden bien a la primera, pero hay otras que se les resisten y terminan inventándoselas, pero como siempre las dicen igual, acabas entendiéndoles y esas palabras se integran sin querer en el vocabulario diario como otra palabra más.

Quiero recopilar algunas de esas palabras que mi hijo dice mal, porque pienso que dentro de poco no me acordaré de ellas y es una pena porque me hace mucha gracia cuando las dice. Si las escribo aquí, las podré recordar siempre que quiera.

La palabra más graciosa que dice últimamente es “coritero”, refiriéndose a helicóptero, pero como no le sale, lo dice así. Le encantan los helicópteros y siempre juega a que vuela como un “coritero”. Es muy gracioso.

Otra muy buena también es “potitamo”, en lugar de hipopótamo. El termómetro de baño que usaba cuando era más peque, es un muñeco con forma de hipopótamo, por eso cuando lo pide dice “potitamo”.

Una palabra que nos viene acompañando desde hace mucho es “abú”, que significa yogur. Ahora ya sabe decir perfectamente yogur, pero como cuando no sabía lo decía así, muchas veces cuando quiere yogur aún dice “abú”.

Ahora ya sabe decir frases y más o menos va conjugando los verbos. Últimamente le da por poner delante de todo el pronombre “me”, aunque no toque. Si está jugando, le preguntas: “¿Qué haces?” y en vez de contestar “juego”, dice “me jugo”. Lo mismo con todos los verbos.

Una cosa que me gusta mucho es que como nos oye a nosotros preguntar cosas del tipo “¿Estás cansada?” “¿Te encuentras bien?” luego él lo repite y viene a verme y me dice “¿Estás cansadita?” “¿Te encuentras bien?” Si le dices que sí, te contesta “¿Estás segura?” Más monoooooo.

A la hora de la merienda algunos días le gusta comerse un bocadillo con queso de untar. En su jerga es un “comadillo con quesito”.

Son tantas y tantas cosas que a una le gustaría recordar. De momento con esta muestra me conformo, pero amenazo con más entregas.

Etiquetas:

2 Comments:

At 9/10/2010 12:05:00 p. m., Anonymous izk said...

Buenos días!!!

Lo del vocabulario de los niños es gracioso :)

El nuestro también está con el "me". Lo que más me gusta es cuando para pedir ayuda dice "me ayúdame".

Y luego los rompido, etc.

Por cierto, ahora parece un minifrankestein. El pobre se cayó el otro día, se dio con una mesa y le han tenido que poner tres grapas en la cabeza :( Desde entonces dice que no le gustan los hospitales, que le hacen pupa :)

Buen fin de semana!

 
At 9/10/2010 01:27:00 p. m., Blogger Carla said...

¡hola izk!
¡pobrecito! ¡menudo golpe se debió dar! El mío todavía no sé como no se ha caido porque hace cada una que me tiene siempre en vilo...

Están de graciosos!

Ahora anda obsesionado con tener pupa y siempre te está preguntando "¿Tienes pupa? ¿Estás bien?"
Va un poco estreñido el pobrecito y cuando hace caca le debe doler y siempre dice que tiene pupa en el culo. Lo llevamos al pediatra pero ni caso, estas cosas sólo te dicen que le cambies la dieta... Bueno, total que le miró el ano por si tenía una fisura, pero no tenía nada.

Pero él se ha quedado obsesionado con el culo y la pupa desde entonces.

Cuando yo me quejo por algo me pregunta si tengo pupa en el culo.
El otro día fui al médico y me acompañaron los dos (el niño y su padre) y luego decía "mamá tiene pupa en el culo" Relacionó el ir al médico con tener pupa en el culo y se pasó toda la semana siguiente preguntándome si tenía pupa en el culo.
Luego decía, "no te peocupes mamá, ya se pasará"

No puedo evitarlo, me hace reir con sus cosas.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home