Google

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Las salas de espera de las consultas de pediatría


Como cuando tienes niños no te libras de acudir muchas veces al pediatra, he tenido tiempo de observar cómo son las salas de espera de estas consultas y la gente que las frecuenta.

Desde la primera vez me llamó la atención la cantidad de gente que hay siempre que vamos al pediatra con nuestro peque. En un principio pensé que era que había muchos niños enfermos, pero luego me di cuenta de la realidad: para cada niño había una media de tres o cuatro personas acompañándolo.

Sí, supongo que os sorprenderá, al igual que me sorprendió a mí, pero es la realidad. Cada vez que llevamos a nuestro niño al pediatra vemos cómo la sala de espera se llena de padres, abuelos y demás familia de cada uno de los niños, como si ir al pediatra fuera una gran fiesta en la que hubieran de participar todos los miembros de la familia.

Luego llegan las madres que van solas y casi no tienen ni sitio donde sentarse con sus hijos porque las familias acompañantes lo ocupan todo.

Me resultó raro en la consulta de mi centro de salud, pero más me sorprendió aún el día que fuimos al hospital porque el nene tenía fiebre muy alta y era sábado y ya habían cerrado nuestro centro de salud.

La sala de espera del hospital estaba llena de familias enteras con niños. Hubo unos que me dejaron perpleja ¡¡iban 5 sin contar al niño!! Conté padres, abuelos y una chica que imagino que era la tía del niño.

No lo entiendo. Si un niño hay que llevarlo de urgencia al hospital no te da tiempo de nada. A ellos les da tiempo de avisar a media familia para que los acompañe.

Luego pasa lo que pasa, la sala de espera llenísima de gente montando follón, porque si para cada niño fueran 5 acompañantes como iban para esa familia, imaginaros el panorama.

No vi más familias de 5 personas más niño, pero había muchas de tres o cuatro más el peque.

Pienso que lo normal es ir dos y el niño. Si están los padres, pues los dos padres y si no están, pues uno de los padres con alguien más o si no hay padres pues los abuelos.

¿Para qué van cinco personas? ¿Es que hay una fiesta?

No entiendo a la gente, de verdad.

Etiquetas: , , ,

3 Comments:

At 12/10/2008 09:11:00 p. m., Blogger Manu, the java real machine said...

Ni tú ni nadie...

Pero es lo que toca hoy... abuelos que quieren estar a todo, y en todo, y familias que creen que deben de estar en todas partes cuando se trata del peque de la casa.

A mi también me parece absurdo, porque estás saturando un espacio de espera para enfermos y acompañantes con un montón de gente que no pinta nada allí.

Un ejemplo, cuando mi mujer subió al Hospital para dar a luz. Subí con ella, y como el año antes mi cuñado ya había tenido que pasar por el coñazo de tener que estar en la sala de espera con mis suegros, porque se presentaron allí de madrugada como si fuesen a hacer algo, y mi cuñada le dijo que no les dejase solos mientras la preparaban... pues yo con la lección aprendida no avisé a nadie. Tan solo a última hora, y viendo que había que bajar a por el mayor al colegio, avisé a mi hermano para que se pasara.

Bueno, pues aún así, a media tarde mientras estábamos en pre-parto, llega una enfermera y nos dice que si puedo salir... que están mis suegros allí fuera.

Te puedes imaginar la gracia que me hizo, tener que dejar allí a mi mujer para salir y decirles lo mismo que les habían dicho en Urgencias 'están en preparto, aún les queda'.

Y peor aún fue cuando salí, tras nacer la niña y me encuentro a media familia allí, colapsando Urgencias y esperando... bueno, no se qué coño esperaba, porque no íbamos a sacar a la niña recién nacida allí fuera.

Por eso, desde entonces cuando hay que llevar a los niños al médico, no se dice nada y nos bajamos solos. Y luego, pues ya se dirán que hemos ido al médico.

 
At 12/11/2008 08:50:00 a. m., Blogger Carla said...

Hola Manu! Es verdad, ahora los abuelos y demás quieren estar en todas las salsas. a mi no me parece normal...

Yo como tengo a la familia lejos no tengo ese peligro. Pero aunque estuvieran aquí no me pasaría. Mi hermano está ahí en el pueblo y si mi sobrina se pone enferma no van mis padres con ellos, vamos, lo que faltaria...

Bueno, hoy no va a haber entrada. Tengo muchísimo trabajo. Este nuevo destino me lleva un poco loquita de aquí para allá. Es un no parar.

A ver si mañana puedo ¿vale?

Besos

 
At 12/15/2008 08:17:00 a. m., Blogger Carla said...

¡Buenos días a tod@s! Os tengo abandonados, lo sé y lo siento.

El nuevo puesto me tiene a tope de trabajo y no me da tiempo a escribir casi ningún día. A ver si me voy poniendo al día y ya puedo escribir otra vez con regularidad.

Espero que me comprendáis.

Que sepáis que os echo de menos y que no me olvido de vosotros.

Ahora cuando llego por la mañana tengo un montón de correos que he de leer y organizar para poder organizarme el traajo del día. Es un no parar...

Bueno, lo dicho, que aunque no pueda escribir yo me acuerdo mucho de vosotros.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home